Google+

PRIMER Y SEGUNDO SITIO A MONTEVIDEO

1

julio 23, 2012 por Chan Tacuabe

PRIMER SITIO A MONTEVIDEO
El inicio

El triunfo de Las Piedras mostró a los orientales que eran capaces de valerse por sí mismos, a la vez que aumentó la aureola de prestigio de su jefe.

El Teniente Coronel don José Artigas es ascendido por la Junta a Coronel y entre otros premios recibe de regalo una espada que ha llegado a nuestros días, ligada a un hermoso episodio familiar.

Tres días después don José Artigas pone sitio a Montevideo. El día 1º de junio de 1811 llega el Coronel Rondeau con el grueso del ejército a reforzar al mismo.

Al instalarse el sitio de Montevideo la situación de la Plaza se agravó. Cortados los abastecimientos por vía terrestre, pronto aparecen las enfermedades propias de toda ciudad sitiada.

“Sin embargo el asedio continuaba respirando confianza, cuando aparece inopinadamente otra misión del gobierno de Buenos Aires, cometida al representante salteño, Dr. don Julián Pérez, que había pertenecido a los anteriores diputados: su misión era sin réplica, para que el General en Jefe Rondeau, dispusiese su retirada a repasar el Río de la Plata, ínterin él recababa un armisticio con el General Elío, garantizando a los habitantes que se hallasen en el caso de no seguir el ejército, sin responsabilidad de sus opiniones o procederes cualesquiera los que hubiesen tenido contra el gobierno de Montevideo, etc., etc.”

“Este fue un nuevo conflicto para el General en Jefe, no poder evadirse ni tampoco revelarlo, de modo que tuviese trascendencia al vecindario patriota y armado por la causa de la libertad unido al ejército, en el sitio y en campaña. El militar tiene una obediencia pasiva para con sus superiores y así fue simulada la nueva misión bajo ciertos pretextos y operaciones que daban distinto sentido a la estabilidad del ejército. Mas no pudo ocultarse todo y los habitantes apercibidos del misterio, se alarmaron altamente: se hizo una representación bajo la influencia del Coronel Artigas, por su primo y secretario el joven don Miguel Barreiro, llena de fuego y de la energía que da la primera edad; paso que no dejó de dar algún cuidado al Dr. Pérez y que su prudencia adoptó llamar a una reunión al vecindario en el mismo Cuartel General, que lo era entonces en la quinta conocida por de “La Paraguaya” hacia las “Tres Cruces.”

“Efectivamente hubo una numerosa reunión, a quien se hicieron entender las órdenes del gobierno para llevar a todo trance la suspensión del Sitio y retirada del ejército; llegando en aquel acto un ayudante del General Elío con las garantías acordadas.”

“Siguieron las resistencias que tan vivamente sugería el más alto compromiso, despreciando la confianza en las supuestas garantías de una autoridad española que acababa de clasificar el gobierno patrio, por refractario en todos sus actos; pero ya no tenía remedio; el General en Jefe se disponía, aunque forzado por la subordinación militar. El coronel Artigas, que había concurrido también estaba menos conforme con la suspensión y retirada; mas viendo que sin un trastorno no podía evitarse, fue él que parándose dijo: “Que cuando el gobierno lo había resuelto, sería urgente y que tampoco podían interpretarse las miras ulteriores, que acaso, se reservaba más adelante”. Aquí concluye todo y se dispuso definitivamente la evacuación del ejército”.

Relato de don Carlos Anaya. Testigo presencial.

http://www.artigas.org.uy/fichas/historia_militar/hm_primer_sitio_01.html

SEGUNDO SITIO A MONTEVIDEO

“Se aumentaron las comunicaciones al Yí; se fueron aquellos acercando y cuando ya estuvieron en el paralelo de Las Piedras -dice el padre Bartolomé Muñoz- a cuatro leguas de distancia se ordenó solemnemente la reunión”.

“El 26 de febrero de 1813, amanecieron formadas las tropas de Infantería en toda la línea del sitio, en este orden: el Regimiento de Granaderos, el No. 3, el 4 y el 6, todos de gala con sus Jefes, Banderas y músicas. La Artillería formó su Cuerpo en el Cerríto de la Victoria; colocó en su cima diez piezas, a más de 4 volantes que con los Dragones y toda la Caballería, toda la Plana Mayor y muchos vecinos salimos a dos leguas de distancia a recibirlos. A las 8 acampábamos ya incorporados al Sitio.”

“A las 10 de la hermosísima mañana se presentaron los batidores a la que seguía una columna que parecía interminable pues pasaba de 5.000 hombres; esta reunión del Ejército del Sitio era el inmenso pueblo que se juntó de todas partes hizo temblar los muros de la Plaza sitiada que se cubrieron de gente, así como sus azoteas, al ruido del saludo de 21 cañonazos en el Cerrito.”

“Eran las 12 cuando llegaron los Generales a las líneas por donde habían pasado las tropas entre los más tiernos vivas a la Patria y a la unión siempre interesante, mezclados con los sollozos de las almas sensibles incitadas por las músicas y por lo tierno de la escena en que las aspiraciones eran, bendito Dios con esta unión 5.000 enemigos menos que son 5.000 amigos más.”

“Cien indios charrúas cerraban la retaguardia. La multitud de carretas, familias, bagajes, etc. no acababan de llegar en dos días después.”

“El 27 salió Blas Pico para Buenos Aires y unos para el arroyo de la China. Supe que la guerrilla de ayer de tarde la mandó el Jefe Oriental y los charrúas echaron a la Plaza algunas flechas, pero uno salió herido.”

Tomado del diario de Francisco Acuña de Figueroa el 26 de febrero de 1813.

“Llegada del ejército oriental de Artigas.
Con grande ostentación baja formado
oriental ejército de Artigas
En columnas ecuestres de lanceros,
O armados de latón y carabina,
A los valientes huéspedes doquiera
Saludan con descargas repetidas
Las tropas de Rondeau; y el gran concurso,
Altas exclamaciones profería.
Aunque en gala exterior no tan lucidas,
Esas nuevas legiones un guarismo
Componen de tres mil, según noticias.
El hermano de Artigas setecientos
Jinetes gobernaba en largas filas,
Y Otorgues ochocientos y cincuenta
De espantoso renombre y osadía.
Cuatrocientos sesenta allí Rivera
Ostenta en la falange que acaudilla,
Temibles en la lid. Y Balta Ojeda
Quinientos bravos con ardor regía.
Las divisiones de Basualdo y Viera
Como apéndice son de las ya dichas.
Y Auditor General de aquel ejército
El notable oriental Pérez se mira.
De Mayor General Pagóla viene,
y Secretario consultor de Artigas
Es Barreiro, su deudo, que constante
De su suerte y peligros participa.”

Francisco Acuña de Figueroa.
Diario Histórico del Sitio de Montevideo de los años 1812, 13 y 14.
Versos correspondientes al día viernes 26 de febrero de 1813.

http://www.artigas.org.uy/fichas/historia_militar/hm_segundo_sitio.html

About these ads

Un pensamiento en “PRIMER Y SEGUNDO SITIO A MONTEVIDEO

  1. milka dice:

    es muy bueno este materia sigan hasi y podran tener todo en sus vidas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 16.753 seguidores

%d personas les gusta esto: